Tal día como hoy: nace Giovanni Battista Pamphili, futuro papa Inocencio X.

 en la categoría Blog

Sevilla, 06 de mayo de 2020.

Tal día como hoy, de 1574, nació en Roma Giovanni Battista Pamphili, que pasaría a la historia como el papa Inocencio X, al que Velázquez inmortalizó en uno de sus más celebres retratos que se puede admirar en el palacio de la familia Doria-Pamphili en la via del Corso del centro de Roma.

El cuadro fue pintado en agosto de 1650, a petición del propio Velázquez en el curso de una audiencia tras llegar a Roma con motivo de su segundo viaje a Italia. Aunque parece que en un principio el pontífice rechazó la petición, ya que no era costumbre que los pintores extranjeros retratasen al papa, finalmente aceptó tras admirar varios cuadros que Velázquez hizo de personas de su entorno, como el del joven cardenal Camillo Astalli, y por la fama que había adquirido tras exhibir el retrato de su esclavo Juan de Pareja en el Panteón, ante la admiración de toda Roma. En cualquier caso, retratista y retratado debían conocerse ya que ambos coincidieron durante varios años en Madrid, en la década de 1620, en la corte de Felipe IV, siendo el romano nuncio papal y el sevillano un joven pintor de cámara. Durante aquellos años, Velázquez tuvo la oportunidad de estudiar a este religioso, formado en jurisprudencia por los jesuitas en el Colegio Romano, convertido en uno de los principales responsables de la diplomacia vaticana y también en candidato a cabeza de la Iglesia Católica al ser nombrado, mientras residía en Madrid, cardenal por el papa Urbano VIII en 1629. A la muerte de este, en 1644, el cardenal Pamphili es elegido su sucesor al frente de la Iglesia con el nombre de Inocencio X, en un conclave que se prolongó durante más de un mes ante la oposición de Mazarino, que además de cardenal era primer ministro de Francia, por considerarle partidario de la política española. Su pontificado duró once años, hasta su muerte en 1655.

Aunque actualmente este retrato de Velázquez es considerado una de las obras de arte más fascinantes de la historia, influenciando incluso a grandes artistas del siglo XX como el británico Francis Bacon que pintó más de cuarenta versiones del mismo, parece que en su momento no gustó al entorno del papa por ser demasiado melancólico y severo, ajeno a la moda de la época que tendía más a la idealización y embellecimiento del retratado, tendencia con la que habían triunfado contemporáneos de Velázquez, como Rubens o Van Dyck. De hecho, el retrato fue discretamente retirado de la vista pública y conservado en la casa de los Doria-Pamphili, accesible solo para los miembros de la familia, donde permaneció olvidado durante varios siglos hasta que fue redescubierto y reivindicado por artistas e historiadores franceses a partir de la segunda mitad del siglo XIX. En cualquier caso para Velázquez pintar al papa Inocencio X fue uno de los principales honores de su carrera y dejó constancia de ello al firmar la obra, algo que hacía raramente en sus cuadros, detalle que se puede apreciar en el papel que sostiene el pontífice con su mano izquierda donde aparece la leyenda: Alla santa di Nro Sigre / Innocencio Xº / Per / Diego de Silva / Velázquez dela Ca / mera di S. Mte Cattca

Recent Posts